Ángel Jesús Mota Iglesias. Funcionario de Prisiones asesinado por ETA el 13 de Marzo de 1990

378-es-pv-angel-jesus-mota-iglesias.jpg.jpgÁngel tendría ahora sesenta años, hace veintinueve años un terrorista le descerrajó varios tiros en la cabeza falleciendo con treinta y un años en el hospital de la cruz roja de San Sebastián por las graves heridas que portaba. Veintinueve años después de su asesinato y bajo estas líneas le rendimos un sentido homenaje hacia su persona, deferencia pincelada en estas francas palabras.

El hecho de que lo asesinaran llevando a su hijo de seis meses en brazos y, para aquellos que hemos sido padres renace un ligero agarrotamiento en las entrañas mismas del estómago que es difícil de digerir incluso veintinueve años después de su fallecimiento. Hay que ser muy bestia para semejante acto.

Este Zamorano de nacimiento que vivía desde hacía treinta años en el País Vasco y llevaba once en la prisión de Martutene realizaba diferentes funciones administrativas. Su voz terminó apagándose un día después, aunque paradójicamente a través de ese cobarde disparo, nació un héroe penitenciario. Un protagonista que dio ejemplo de dignidad frente a todos, evidenciando la falta de medios y peligrosidad que entonces y ahora dan soporte a nuestras legítimas reclamaciones. Gracias Ángel.

Ningún diccionario podrá albergar todas las palabras con las que añadir todo lo que te tendríamos que expresar, veintidós mil “gracias” dan soporte a estas líneas, veintidós mil  trabajadores que jamás darán olvido a tu persona. Créetelo. Veintidós mil funcionarios que enardecidos por tu empuje continuamos en la brecha para conseguir unas condiciones de trabajo siquiera más dignas que entonces. Veintidós mil funcionarios que año tras año no te vamos a olvidar. Veintidós mil funcionarios a los que les cuesta entender todo esto. Veintidós mil voces cuyo eco van unidos al tuyo. No te vamos a olvidar ni a ti, ni a ningún compañero más.

Momento-inauguracion-monolito_1091901296_63364938_667x375Y el lector que recuerde esta historia según la narro, él mismo comprenderá el efecto y el alcance de estas palabras, del ejemplo en el homenaje que te mereces y que te ofrecemos. Y que de esta afirmación aparentemente tan llana, se esconde la verdad de nuestro trabajo, que es más grande que lo que tratan de demostrar la realidad  político-Penitenciaria.

Ojalá no me mostrara tan avaro en las palabras que te mereces.

Con cariño sincero.

Tony.