Colaboraciones,  Noticias

La Unidad Sindical en Instituciones Penitenciarias

Todos hablamos y pedimos la unidad de acción. Unirnos para tener fuerza en nuestas justas reivindicaciones.

En estos días un sindicato o asociación se ha abierto pidiendo y estando dispuesto a unirse todos en un frente común. Me consta que desde alguna plataforma se ha contactado o intentado contactar con representantes de distintos sindicatos. Varios están, y así lo han manifestado, dispuestos a la unidad, pero otros curiosamente los que dicen ser los más representativos. CCOO, dicen NO, que ellos están muy lejos de algunos planteamientos y están por seguir en la AGE. UGT-Acaip, al parecer ni ha contestado. Ahora sabemos el poder real que tenemos, quienes están dispuestos a luchar y quiénes están acomodados en la casta penitenciaria. ¿Defienden éstos nuestras reivindicaciones o, defienden su situación , sus horas, sus cursos y sus liberados?.

¿Que queréis? nos están cazando día a día, con agresiones, humillaciones, amenazas y demás improperios.

Cuando estemos ante una celda en llamas con ese humo denso que no nos deja ver, haciendo de bomberos con un curso de cuatro horas, el que lo tiene hecho,y al otro lado un interno con un pincho esperándonos, nos acordaremos de estos sindicalistas, los de la AGE. Cuando nos amenacen con un cristal o con una cuchilla, un objeto cortopunzante de fabricación casera, tengamos que ponernos un traje que nadie nos ha enseñado como y, para más inri, son todos tallas medianas, volveremos a pensar en esos de la AGE, de esos del no a la unidad de acción.

¿Que queréis? nos están cazando día a día, con agresiones, humillaciones, amenazas y demás improperios.
Llevamos más de 10 años cobrando prácticamente lo mismo. Y nos dice el Sr. Ortiz que ha bajado la población reclusa. Pues si, desde que regalais los terceros grados, desde que los jueces no decretan prisión preventiva, y lo vendeis como un logro. Seguis en la mentira Penitenciaria con la connivencia de sindicatos, estáis de espaldas, no a la institución, sino a la sociedad.

Trabajamos con narcos, sicarios, violadores, asesinos, pederastas, estafadores, ladrones etc, si, ése que viola a su hija, él que mata a sus hijos, a su pareja o al inocente que pases. Con gente mala, porque la maldad existe y a toda esa gente nos enfrentamos con un lápiz que me tengo que comprar yo, y con un radiotransmisor con la batería agotada y no admite más cargas. Y día a día mostramos nuestra profesionalidad, haciendo de bomberos, de psicólogos, de sociólogos, de enfermeros, si, no es la primera vez que colocamos una toalla en una puñalada para evitar la hemorragia. Y a pesar de todo nos jugamos la vida para garantizar la de estos.

“yo estoy con los agredidos, humillados olvidados, yo estoy con los funcionarios de prisiones”

¿Que mal hemos hecho a esta SGIP y a este ministro?. Esta lucha no solo es de interior, tambien de los V2 y de los compañeros de oficina, porque todos soportamos la dejadez y el olvido, es una lucha del trabajador Penitenciario.

Ahora lo importante es la Ley de Cuerpos, de los que no ven a los presos o los ve una vez y mediante instancia. Pero yo me alegro por ellos. Sr. Ortiz, adentro estamos nosotros los débiles, los que nos enfrentamos a denuncias falsas, que ustedes dan credibilidad a su palabra y no a la nuestra. Pero Sr. Ortiz, Sr. Marlasca yo no les culpo.s ustedes. Los culpables son los sindicatos. Nos vemos así por culpa de los sindicatos y estamos bajo la suela de los zapatos por culpa de los sindicatos.

Sr Ortiz, Sr. Marlasca, solo pedimos formación, escuela es estudios Penitenciarios, carrera profesional y un sueldo digno.

Hace poco decía que habían muchos compañeros en esa zona de confort que no querían perder, y por tanto, no se podía contar con ellos para nada, ahora hay que sumar a esos los sindicalistas del marisco y el vino, esos de la pañoleta roja al cuello y 1.400.000€ en su casa, a esos que dicen representar a la clase trabajadora. A mi no me representais, yo estoy con los agredidos, humillados olvidados, yo estoy con los funcionarios de prisiones.