Colaboraciones

Orgulloso de ser lo que soy

Yo que siempre me he sentido orgulloso de ti, de pertenecer a ese grupo de hombres y mujeres que anteponen tu prestigio, tu dignidad y todo lo que t煤 representas, a su integridad, a su seguridad, a su honor incluso a su vida. Y ahora por llevarte pegada al pecho, junto a mi coraz贸n, me criminalizan, me faltan al respeto ,a mi honor y mi palabra no tiene valor alguno, siempre bajo sospecha y dudando de mi profesionalidad.

Tu forma ovalada con los cinco s铆mbolos en su interior era sin贸nimo de autoridad. Ahora ni eso representas. Ahora somos algo vac铆o, casi inerte, solo servimos para culpar a alguien de una mala gesti贸n. Ya no eres autoridad pero debes ejercerla si quieres velar por la seguridad e integridad de otros. Ya no eres de metal, solo hilos sobre una tela tersa, ruda, de mala calidad, que m谩s parece una marca que un distintivo de honor, de profesi贸n y si, de autoridad.

La Palma, el martirio penitenciario. Simboliza nuestra penitencia, m谩s de 12 a帽os pr谩cticamente con el mismo sueldo, con una n贸mina exigua. Los olvidados, por no tener no tenemos ni guantes anticortes. Nula formaci贸n, sin carrera profesional, sin expectativas de mejoras, sin consideraci贸n.

鈥孍l Laurel. Porqu茅 todos y cada uno de esos hombres y mujeres que lucen tu escudo deben estar laureados. Porque sin medios, sin esperar nada o en su caso un expediente. Cumplen con su trabajo d铆a a d铆a. No son bomberos y se les exige que act煤en como tales, entrando en celdas con escasa o nula visibilidad por el denso humo, pese a saber que all铆 les espera un pincho, un objeto punzocortante en el.que ponen toda la rabia, y toda la maldad en el tajo que a su encuentro va. Y sin titubear entran, arriesgan su vida, para salvar a quien se la quiere arrebatar.

鈥孲omos insultados, agredidos, amenazados, nos escupen y soportamos todo tipo de improperios por representar el orden, la convivencia, por velar por su seguridad. Sin nosotros ser铆a la selva. Y pese a todos nos levantamos cada d铆a dispuestos a cumplir con nuestro trabajo. Somos laureados por nuestro honor. 鈥孻 a nuestra palabra le han quitado su valor.

Ahora te han querido olvidar, pero sigues prendida en el coraz贸n de cada funcionario.

La Espada desnuda, s铆mbolo de autoridad y de justicia, de lo que est茅 cuerpo carece por esos pol铆ticos que legislan de espaldas a la realidad, de espaldas a la sociedad. Pol铆ticos que solo les interesa estad铆sticas manipuladas muy lejanas de la realidad. Donde solo interesa internos en tercer grado y salidas de permiso. Yo me pregunto 驴 Cu谩ntas veces se debe clasificar a un interno en tercer grado? Cinco, diez, doce veces. Si el tercer grado es preparaci贸n para la vida en l铆bertad, est谩 claro que algo no se hace bien . Hay que dar 100.2 ,ahora con el proceso separatista est谩 de moda. Y a los se帽ores directores que consigan esto, dinerito le daremos.

La rueda dentada. S铆mbolo de trabajo y de eso los funcionarios de prisiones saben y no poco. Sin efectivos. Uno o dos funcionarios para 120 , 130 o m谩s internos. Para esos muy peligrosos, que hasta los jueces se protegen construyendo celdas acristaladas en la sala de audiencias, para esos que se necesitan 20 polic铆as fuertemente armados para su detenci贸n y traslado, para esos nos encargamos dos o tres , pero no para uno, sino para 30 o 40. No somos Superman, somos de la misma carne que su se帽or铆a y podemos sangrar igual que cualquier persona.

La Corona, s铆mbolo de superaci贸n. Por superar esta situaci贸n, porque se nos reconozca nuestra labor, por una formaci贸n, por carrera profesional, por medios para llevar a cabo nuestro trabajo, por una remuneraci贸n digna, por que se nos reconozca como autoridad. Por no estar pisoteados, ninguneados. Basta de mentiras y de manipulaci贸n

Por ese escudo y lo que representa, por nuestra dignidad y nuestro honor. Todos unidos hasta conseguir nuestras justas reivindicaciones. No hagamos distinci贸n entre oficinas, 谩rea mixta V1 o V2. Somos un cuerpo 煤nico con las mismas reivindicaciones.

El no actuar, el no protestar y plegarte a la instituci贸n, no va a proteger tu puesto de confort, ma帽ana te pueden cambiar y entonces querr谩s protestar por lo que hoy otros piden. 脷nete, no mires a que o cual sindicato perteneces o a que plataforma. Pide y exige la unidad de acci贸n, porque es la 煤nica forma de conseguir el respeto que nos merecemos.

Abro el caj贸n de la mesita y te veo ah铆, ya bastante afectada, con el gris casi perdido por el paso de los a帽os. Ahora te han querido olvidar, pero sigues prendida en el coraz贸n de cada funcionario. Cojo un pa帽o y comienzo a frotar, recordando otros tiempos.